Jueves, 28 de marzo de 2013

No está mal que a los niños les guste mucho el chocolate como así también los confites, materiales éstos con que están armados los tradicionales huevos de Pascua.

Sin embargo muchos niños y unos cuantos jóvenes y grandes, tampoco conocen el origen de la fiesta de "Pascua de Resurrección" -que los católicos del mundo celebramos para estas fechas- y el simbolismo que significa el huevo de chocolate en ella.

Es común notar que se distorsiona el sentido de la celebración religiosa y peor aún se ignoran cosas ligadas a tan sagrado festejo que deberían ser muy importantes para la vida de todo cristiano.

El propósito de este articulo radica en hacer notar que si no salen estas enseñanzas del seno de la familia y si se quiere mantener esta tradición de festejar tan importante día para todos los cristianos, al menos se preocupen los ascendientes de las nuevas generaciones a que éstos concurran a lugares adecuados para se les transmitan dichas enseñanzas.

Y finalmente para redondear, y referido a la preparación de quienes manejarán este mundo en el futuro, es mi deseo que se tome conciencia de que los padres ya no pueden (integralmente) transmitirles enseñanzas de todo tipo a sus hijos, por ello recalco la necesidad de poner énfasis en que se observe el cumplimiento y se mejore la enseñanza libre y gratuita (en todos los niveles culturales) para que se crezca tanto en lo espiritual como en lo cultural y científico para un mañana mejor y así evitar la merma de conocimientos y empobrecimiento intelectual en las generaciones que nos sucederán.

Jorge Horacio Richino.


Publicado por Gheoaleg @ 22:38
Comentarios (0)
Comentarios