Martes, 19 de junio de 2012

La palabra "Karma" tiene su origen en el sánscrito kárman que significa "acción". En doctrinas como el budismo o el hinduismo, por ejemplo, y de manera casi generalizada, significa la representación del principio hermético de "causa y efecto". Éste último considerado casi tan infalible como la mismísima ley de Newton (ley de gravedad).

La mayoría de las veces Karma es asociada a castigo, lo que es normalmente un error.

Para ejemplificar lo dicho, se dice que un Karma es todo aquello que molesta, perjudica, o hace que las personas estén atravesando por un mal momento en sus vidas. Son estados nocivos, molestos y perjudiciales que se los suele atribuir a fatalidades que alteran la vida normal de las gentes, que así lo consideran.

Es por ello que frente a conflictos que interfieren sobre un desenvolvimiento normal de dichas vidas, es común utilizar la expresión conocida como: ¡Qué Karma!!

Y por lo expresado al inicio del artículo, se estaría interpretando que el Karma es algo siempre negativo. Aunque no es así, y lo que suelen ignorar ciertas personas o no desean saber, es que solo ellas son responsables de estar atravezando por momentos difíciles.

Cuando alcanzamos a comprender que todo lo que nos pasa tiene una causa que depende de nuestros pensamientos, palabras o acciones, alcanzaremos una herramienta poderosa para utilizar la Ley a nuestro favor y decidir, dentro de lo escrito para nosotros como destino, si deseamos sufrir o disfrutar.

Por lo tanto se recomienda adquirir una práctica tenáz y permanente para lograr la plenitud e intentar que las cosas que ocurran sean las mejores que se pueden alcanzar para una vida mejor.

Hay que elegir ser felíz y llevar una conducta mentalmente limpia y sana, donde se dejen de lado miserias humanas como: la mentira, la falsedad, el engaño, la maldad y otras por el estilo.

No hay que olvidar nunca la esencia de la ley del Karma  que predica los siguientes axiomas: "Acciones similares producirán efectos similares" ; "Tal como midas serás medido" ; "Tal como des recibirás".

Si no te satisface lo que ha sido tu vida hasta este momento, no creas que debes cambiar tu destino, él ya fue escrito con numerosos senderos para elegir mucho antes de que hayas puesto tus pies en esta Tierra.

Piensa en cambiar tu y así podrás tomar otro sendero, tal vez -y casi con seguridad- el que conduce a la dicha plena.

Depende de ti.

Recuerda que son nuestras decisiones las que nos llevan por uno u otro camino.


Publicado por Gheoaleg @ 20:41
Comentarios (0)
Comentarios