S?bado, 16 de junio de 2012

Pedir perdón, una, dos o más veces, termina aliviando al culpable. Más al ofendido que no puede perdonar -porque la causa es grave-  muy tarde le llega el consuelo...si le llega.

El culpable al no recibir respuesta, se cansa de pedir perdón y expurga sus culpas. El ofendido (por causas muy graves, que no se pueden perdonar) se queda como un ciego perdido en la bruma. 

jorge Horacio Richino.



Publicado por Gheoaleg @ 21:19
Comentarios (0)
Comentarios