S?bado, 14 de marzo de 2009

.
No hace falta observar excrupulosamente
para notar que la "juventud" es el tesoro
más preciado que la vida te brinda.
Es un período donde se podrán desarrollar
asombrosos cambios y fantásticos crecimientos.

La juventud, lo es todo hacia adelante,
además de traer consigo, ideales,
nuevas costumbres, nuevos pensamientos;
y también, pasiones a flor de piel,
seguridad en el amor, fortaleza, imaginación,
convicción, resolución, empeño, etc.
Son también los que tienen la fortaleza de tropezar
y volver a levantarse para continuar su lucha,
muchas veces en varias ocasiones.

La juventud en cada época ha sido la productora
de los grandes cambios de la humanidad,
los que con su visión adaptada al mundo moderno
pueden vislumbrar más allá,
de lo que otros llegaron a ver antes.

Por eso y como no se ignora -que no a todos los jovenes
podrían caberle las mismas aptitudes-
es que debemos, quienes estamos a su cargo,
luchar por ellos, por su desarrollo sano y feliz,
por una enseñanza que no les permita caer en errores,
en los cuales muchos jovenes se ven atrapados
casi siempre en forma involuntaria.

Todos los mayores, desde cualquier lugar
que nos toque ocupar,
debemos doblegar nuestros esfuerzos
para que las nuevas generaciones
se encuentren bien posicionadas,
cuando sea ese momento de esplendor de sus vidas;
con el objetivo de que en el futuro ese esplendor continúe
y se vea reflejado en la marcha -hoy algo descompasada-
de la humanidad en general,
y ello para permitirles encontrar
un futuro de grandeza y plenitud,
y el mundo pueda aspirar a continuar vivo.

------------------------------------------------------
Autor: Jorge Horacio Richino
Todos los derechos reservados.
------------------------------------------------------
.
Publicado en distintos sitios web del autor
y otras ediciones.
------------------------------------------------------
.


Tags: Las nuevas generaciones.

Publicado por Gheoaleg @ 20:42
Comentarios (0)
Comentarios