Lunes, 14 de julio de 2008
No voy a mencionar el país al cual me refiero, ni tampoco deseo involucrar a la totalidad de industrias que funcionan en el mismo, pequeñas y medianas PYMES, ya que hay un número de ellas que pueden estar haciendo bien las cosas.
Lo que se quiere resaltar en este artículo, y más aún si se permite calificar con el adjetivo (inexistente para la RAE) de "trucho", me voy a referir a lo que se desea finalmente resaltar aquí:

Desde tiempos muy lejanos se ha visto que la calidad de muchos productos de industria nacional han desmejorado en su preparación, presentación, etc.
Por ejemplo: Paquetes de 500 gms. que se redujerosn a 400 gms., panificados y otros artículos envasados que también bajaron en la cantidad de gms., miel estirada con melaza, medicamentes sin color o recubrimiento que permita menos posibilidad de confusión y mejor identificación (tener en cuenta lo importante que es esto ya que los remedios son mayormente utilizados por personas mayores). Del contenido de los medicamentos y sus escipientes no hablo pués no tengo laboratorio para analizarlos, supongo que estará todo bien.
Envases de menor calidad, fiambres de menor calidad, quesos blandos que no se derriten con el calor y se les forma una película "tipo plástico" en su superficie, leche cuya nata parece sintética, helados de fruta que no se hacen con fruta y son pura química.
Miles de productos llenos de aditivos, colorantes, conservantes, etc. etc.
Ah! (no olvidar que los precios siempre suben) (mientras que la calidad, en general, baja).
Lámparas incandescentes con filamentos mucho más finos que los de pocos años atrás, menor tamaño de las lámparas (comparar un lámpara de 5 años atrás con una actual (resultado: menos vidrio, menos filamento, menos durabilidad).
Fósforos que se apagan y hasta a veces no encienden o se quiebran, No tienen una gota de cera para mantener la llama (muchos recordarán los fósforos de antes y la diferencia que plantéo aquí.)
Velas que duran una cuarta parte de tiempo que lo que duraban hace apenas 5 años (obviamente remontándose hacia atrás: mejor calidad.)
Yerba mate poco despailada (puro polvo), jabones que no duran lo que debieran, perfumes que no perfuman lo que debieran.
Pasta dental (el envase primitivo: Olvídate!), envases de plástico con mucho aire en su interior y poca facilidad para sacar el producto del mismo cuando se va acabando el dentífrico; máquinas de afeitar con filos menos duraderos.
Empresas que ofrecen maravillosos y nutridos premios de los que nunca se sabe bien si están debidamente controlados o quienes fueron los ganadores (lo comento ya que -a mi entender-esto debería tener reglas más claras para el consumidor) Actualmente hay productos con etiquetas de premios que ya han vencido (si la culpa es del fabricante o del distribuidor, esto no es motivo para que el cliente se lleve el producto con esa etiqueta promocional que lo que hace es estimular la venta del producto y confunde al consumidor (que la cambien o le agreguen alguna advertencia)).
Hay miles de cosas, miles; pero no voy a extenderme más y solamente finalizo con esta apreciación.
Ninguno de los que hacen estas cosas desea alcanzar la excelencia, nunca más recuperaremos los beneficios perdidos y volveremos a una producción de mayor calidad (sin defenderse con el precio...ya sabemos: no dan los costos, los impuestos son caros, hay que venderlo a otro precio) Basta! no me conforma, me gustaría ver a mucha más gente que haga las cosas bien y que en vez de bajar se eleve en excelencia brindando un producto, servicio, etc. cada vez mejor, o al menos se mantenga siempre a igual nivel. Ya no existe el orgullo industrial o comercial. El nombre, el prestigio, la satisfacción de dar cada día algo mejor...ya no existen estos valores?



Tags: Industria nacional.

Publicado por Gheoaleg @ 14:42
Comentarios (0)
Comentarios